Gestión de Intervenciones y Emergencias en Ciudades

789 443 Equidea

Analizando cómo algunas ciudades del mundo tienen organizada la gestión de las intervenciones en caso de emergencias, se detecta la peculiaridad de cada uno de los cuerpos que suelen ser necesarios en la mayoría de las incidencias: bomberos, policía, sanitarios, protección civil, etc. Esto exige máxima especialización y preparación, lo que obliga a una específica estructura y amplia autonomía. No obstante, esta “autonomía” no puede actuar en contra de la necesaria coordinación cuando las intervenciones precisan la participación conjunta de diferentes cuerpos. La necesidad de una atención única, rápida y especializada, a partir de la cual se desencadenan todos los mecanismos para atender la emergencia ha sido y sigue siendo una de las principales preocupaciones de los responsables municipales.

Desde un punto de vista organizativo, nos encontramos con modelos en los que cada uno de los cuerpos integrantes del concepto de emergencias y seguridad pública, se estructuran y operan de forma totalmente independiente y autónoma, hasta el momento de la actuación en los incidentes en los que indispensablemente se terminan “encontrando”. También existen  modelos, al otro extremo de la balanza, en los que los citados cuerpos forman parte de un único conjunto de cuerpos de intervención, con único centro de mando y control, aunque preservando las características inherentes a una diferente formación, diferente preparación mental y física y diferentes herramientas de intervención con diferentes responsabilidades en el momento de la actuación de emergencia.

Las diferencias encontradas en los casos analizados se circunscriben exclusivamente al número de elementos que componen el “puzzle” de intervención en incidentes y emergencias pero, analizados individualmente cada uno de esos elementos, estos mantienen prácticamente en su totalidad la misma filosofía y utilizan las mismas tecnologías, en un mayor o menor grado de avance e intensidad.

De los modelos más “integrales” que en este momento operan en las ciudades importantes del mundo, el de Nueva York es un ejemplo ya que conceptualmente ha ido convergiendo, a lo largo de estos últimos años, hacia una gestión integrada de los recursos disponibles para atender las situaciones de incidencias y emergencias que aparecen diariamente en una gran ciudad. Desde aquí queremos animar a todas las ciudades y los responsables municipales a marcarse este objetivo hasta conseguir una completa la implantación de un Modelo Integrado de Gestión de Intervenciones.

1 comentario
  • Manuel A Santana Guerra diciembre 12, 2018 at 22:17

    Coincido, solo que haría una reflexión sobre: Si bien es fundamental el conocimiento del origen y naturaleza de los fenómenos que pueden afectar a la ciudad, no menos cierto es, que se requiere de una, formación y dimensión integral de los procesos de construcción social, sus estructuras, servicios, vialidades, instituciones, familias, articulaciones que se dan entre ellos, así como los peligros propios de los procesos intrínsecos que generan vulnerabilidad.

    En conjunto, son los parámetros sobre los cuales hay que basar y preparar los escenarios; acciones y mecanismos que determinan los saberes requeridos, para el que hacer, como hacerlo, cuando hacerlo, quienes deben hacerlo y donde hacerlo, con una visión común y conceptualmente enfocada hacia una gestión integrada de los recursos disponibles

Dejar una Respuesta